Un autocar de primera es una inversión en el sucesor.

El valor residual de un coche es prácticamente tan importante como su inversión original. Incluso al final de la vida del vehículo existen opciones que desde un principio le aportan una mayor seguridad de cara a la planificación en la utilización de su capital. Porque un autobús de primera es una inversión en el siguiente.