Un autobús únicamente gana dinero cuando se mueve.

La reparación y el mantenimiento no solo cuestan dinero, sino también tiempo. Y por ello debieran originarse con la menor frecuencia y duración posible.